Madre de dos adolescentes, en mi casa somos cinco: mi esposo, mis dos hijos y nuestra perrita. Conviviendo toda mi vida con las Altas Capacidades sin saberlo (hasta mis 47) y a partir de mi identificación, comprendiendo aquello que siempre me hizo sentir que no encajaba.

De sentirme diferente nace mi pasión por la justicia y por escuchar. Soy una buena escuchadora.  

 Como familia hemos pasado las mil y una antes de saber que mi hijo tenía Altas Capacidades porque no entendiamos que le sucedía. Fue cuando toque fondo y ya a punto de tirar la toalla, que diseñe un método propio que consigue la transformación sin tener que esconder a tu hijo, darle medicación o sentir vergüenza. Entendí que la vida te pone retos (coherente con las Altas Capacidades, no? jaja) porque viene algo mejor!

 

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor, revise los detalles y acepte el servicio para ver las traducciones.